Entre todos derribamos finalmente la Ley de tasas judiciales.

martes 3 de marzo, 2015

Por fin y con ayuda de todos los operadores jurídicos (abogados, procuradores de los tribunales, jueces, secretarios judiciales, fiscales, etc ...) se ha puesto fin, si no a la Ley de Tasas en sí misma, sí a los efectos que afectaban a la mayoría de la población, dado que el  recién promulgado Real Decrero-Ley 1/2015, de 27 de febrero de 2015 ha modificado la Ley 10/21012, eximiendo a las personas físicas, por fin, del abono de cualquier tipo de tasa judicial.

Y decimos "por fin" debido a que la mera existencia de una tasa que grave económicamente el acceso a la justica era y es -pues no nos olvidemos que la tasa sigue hoy por hoy vigente para empresas y otro tipo de entidades- cuanto menos injusta y aparentemente, al menos desde nuestra opinión, manifiestamente inconstitucional.

Se pone fin así a un empeño personal de nuestro anterior Ministro de Justicia el cual, entre otras virtudes, ha tenido el mérito de poner de acuerdo a todos los operadores jurídicos en el sentido de manifestar un posicionamiento totalmente enfrentado a la mayoría de las políticas que ha desarrollado en su ministerio a lo largo de los años en que ostentó dicha cartera.

En resumen, la Ley de Tasas era y es radicalmente injusta en origen y así finalmente lo ha acabado reconociendo nuestro gobierno actual ante el evidente temor, a nuestro entender, de una previsible sentencia de nuestro Tribunal Constitucional que acogiera el clamor popular en contra de dicha medida.

Desde ESPINA Y MARCOS nos queda el orgullo de haber contribuido a la modificación de esta injusta medida, desde luego con la colaboración no sólo de los colectivos relacionados con la justicia sino especialmente con el apoyo de toda sociedad española, que es verdaderamente a quien acababa afectando la tasa judicial.

 

 

 

 

Subir
Diseño Web nlocal