El mundo cibernético de "Blogs", ganador del premio de noviembre de microrrelatos sobre abogados

martes 29 de diciembre, 2009

A dúo. Ana Rosa Díez y su marido, un abogado madrileño, participan cada mes con sendos microrrelatos en el II Concurso de Microrrelatos sobre Abogados del CGAE y la Mutualidad de la Abogacía. Ha sido ella, filóloga de 48 años, la que se ha llevado el gato al agua y se ha hecho con el premio de noviembre del certamen con su trabajo "Blogs".

"Mandamos microrrelatos los dos desde hace varios meses, y siempre creo que sus relatos son mucho mejores que los míos", dice. "Mi marido me va a odiar", bromea entre risas Ana, pues fue él quien la animó a participar. No obstante, los relatos de ambos han sido seleccionados en varias ocasiones, pero ha sido en esta última cuando esta profesora de bachillerato se ha hecho con el premio entre 400 microrrelatos participantes en noviembre.

No es la primera vez que ambos participan en concursos de este tipo, "aunque por pura afición", confiesa. Además, revela que para ella esta es una semana fantástica para su familia -Ana y Manuel tienen dos hijos de 17 y 13 años-, pues "mi hija mayor también ha ganado esta semana un concurso literario, un certamen de poesía", comenta.

Su microrrelato, "Blogs", es una micro historia de ciencia ficción sobre el mundo cibernético con los cuadernos de bitácora como protagonistas. La idea "nace un poco de la experiencia de mi hija, la referencia constante a Internet con los adolescentes, mis alumnos etcétera". Además "utilizo un montón Internet  y creo que hoy en día en todos los hogares es necesario".
 
MICRORRELATO
Era fiscal. ¿Mi sexo? Irrelevante. Basta mi nick. Perseguía delitos informáticos. Revisaba redes sociales, páginas frikis, pornográficas... Algunas tendrían morbo, pero yo no lo apreciaba. Desvelé alguna malversación analizando apuntes contables en un servidor de las Caimán. Otras pesquisas apenas generaron una mísera multa. Siempre sospeché que los límites del espacio cibernético se perdían en lugares remotos. Pero nunca hasta qué punto. Aquel bloguero fue abogado de narcos. Ahora delata a jueces y policías corruptos. Media profesión visita su rincón en internet. Muchos sumarios aprovechan sus acusaciones. Lo mataron en un ajuste de cuentas. Él hace lo propio. Impunemente. Fracasé al intentar conducirlo ante un tribunal como testigo protegido. "No tienes jurisdicción sobre los muertos", me dijeron antes de volarme los sesos. Ya soy como él: otro espectro que escribe cuanto le place. Bienvenidos a mi blog."

Subir
Diseño Web nlocal